Archivos para diciembre, 2013

Así es, es más, me atrevería decir que una parte no despreciable de las grandes ideas y reflexiones que surgen en nuestro país se han gestado de cañas en algún bar. Muchas de esas ideas se quedan, sin embargo, en el mismo lugar donde nacieron, en ese ambiente ruidoso y ameno que es el bar español.

Para intentar rescatar y sacar a la luz esas ocurrencias que tenemos aquí mi anfitrión  y yo, surge mi sección ( fruto, como no, de una noche de cañas). Quiero desmitificar el papel de la Ciencia y la Ingeniería en nuestra sociedad, y mostrar cómo son una mera herramienta humana para abordar los problemas que se nos plantean en nuestro día a día y no una ciencia oculta sólo al alcance de unos pocos (y a este paso de unos pocos ricos).

” Ser un buen ingeniero consiste en hacer las mayores chapuzas sin que los otros ingenieros lo noten”

Entrando en materia, hace unas cuantas semanas, en nuestro habitual sábado de cerveceo, le contaba a Fran y a otro colega una curiosidad matemática:

 Imaginad que un día os llega un whatsapp de un número desconocido que os dice que esa semana ganará el Elche (por decir un equipo). Efectivamente esa semana gana y pensáis “Bueno, ha sido simplemente suerte, hay 50% de probabilidades de acertar”. La segunda semana os vuelve a llegar el mensaje con otra predicción del resultado del Elche y vuelve a cumplirse. Puede haber sido coincidencia también aunque la probabilidad es menor, sigue sin ser despreciable. La tercera, cuarta y quinta semana os llega la predicción y todas aciertan… ¡Vaya! No parece tanta coincidencia, quizás el oráculo prediga los resultados de verdad y sea interesante apostar para sacar un dinerillo. Pero a la semana siguiente, muy a nuestro pesar, nos llega un mensaje diciendo que si queremos más predicciones debemos pagar 50€ en cierta dirección. Podéis ganar más con las apuestas, pero…¿Estaríais dispuestos a pagar?

Estoy seguro de que la mayoría de los lectores por prudencia habéis pensado que NO. Pero, a parte de nuestro sentido común que nos dice que hay gato encerrado, existe una razón matemática por la que debemos rechazar la oferta:

Escoge 32 personas, a la mitad diles que el equipo va a perder (0) y a la otra mitad que va a ganar (1), acertarás en 16 casos y fallarás en otros tantos. La semana siguiente, envía a la mitad de los 8 restantes un mensaje de victoria y a los otros uno de derrota… Transcurridas las cinco semanas, habrá un sujeto para el cual has acertado todas las predicciones.

Ya tenemos a nuestro ganador!!

Esto es un caso muy extremista de cómo, aun creyendo tener la cantidad suficiente de información ( ¡jdoer! hemos esperado más de un mes para comprobar la hipótesis de que existe un adivino futbolero), podemos llegar a una conclusión incorrecta. Hemos sido víctimas del “Sesgo muestral” (Sampling bias).

Pero el sesgo muestral NO es una clase de timo, aunque suponga una poderosa herramienta para los timadores. Consiste en seleccionar preferentemente cierta información para luego sacar conclusiones. Aunque hayamos usado una gran cantidad de datos, estos no representan toda la realidad y por tanto nuestra conclusión sólo será válida para la realidad sesgada que hemos construido. Aunque esto parezca de Perogrullo, es facilísimo caer en esta trampa.

El caso más famoso de sesgo y sus catastróficas consecuencias se dio en 1948, cuando el diario Chicago Tribune hizo una encuesta telefónica la noche de las elecciones presidenciales para publicar antes que sus competidores el resultado de éstas. Esta consulta dio una abrumadora victoria del candidato Thomas E. Dewey y, de perdidos al río, el Tribune lo publicó… Los resultados oficiales arrojaron una clara victoria de Truman para deshonra del periódico.

Fotografía original de UPI/Corbis-Bettman) El presidente Truman se jacta del famoso titular

Puedes ver la fotografía en la web del Chicago Tribune

Resulta que en aquella época el teléfono era un aparato muy caro y sólo los adinerados se podían permitir tener uno. Por tanto, la muestra que tomó el diario de Chicago no era representativa del verdadero electorado. Aunque la encuesta se hubiera efectuado con 10 veces más muestras el resultado hubiera variado poco ya que el problema no residía en la cantidad sino en la representatividad.

Este efecto se puede dar en cualquier aspecto de nuestra vida cotidiana que requiera que saquemos una conclusión y tomemos una decisión en base a ellos. Toda vuestra familia os dirá que sois muy guapos, todos vuestros colegas estarán de acuerdo en que esa chica o chico te hace ojitos… La mejor forma de llegar a conclusiones que no acaben en fracaso es asegurarse de que tu muestra no sea demasiado buena (si es muy buena, mal tema).

Una buena forma de no caer en sesgos es informarse por canales con preferencias diferentes a las nuestras. En ese aspecto yo estoy satisfecho con tener al Publicista Desencantado como amigo. Nuestras visiones diferentes de la vida se complementan bastante bien y nos llevan a muchas reflexiones interesantes en nuestro bar de confianza, pero eso… ya es otra historia.

Anuncios

Hoy tengo un motivo especial para aparcar momentáneamente mi agenda de publicación de posts. Os lo desvelaré al final de este artículo. Antes quiero hablaros del concepto Marca Personal, o Personal Branding. Seguro que todos habréis oído hablar ya de él, pero si aún queda algún rezagado/a que no está al día…que siga leyendo porque esta entrada es para él/ella 😉

Cómo bien dice Andrés Pérez Ortega en su web, la marca no es algo que ha nacido hoy en día. El término Branding surge del marcaje que se hacía a las vacas para su identificación. Te recomiendo que eches un vistazo si tienes un rato libre al sitio web de Andrés. Es más que bueno para adentrarte en este mundillo tan interesante y que tantas ventajas nos puede aportar como profesionales, sin  importar cual sea nuestra profesión.

Hoy en día la formación en Marca Personal creo que debería ser obligatoria para cualquier trabajador o desempleado que quiera ascender en su carrera o aumentar sus posibilidades de encontrar un empleo. Incluso debería formar parte del plan de asignaturas de las titulaciones. ¿Pero por qué es tan beneficiosa?  Sigue leyendo para conocer sus ventajas y para saber la novedad que os traigo al final del artículo…

Para empezar, una buena estrategia de este tipo permite dar a conocer cuáles son nuestras capacidades, nuestras competencias y por qué no, también los valores que nos mueven. Estos valores pueden estar relacionados con nuestra forma de relacionarnos con los demás o también con nuestra forma de trabajar. También engloba lo que nos preocupa, lo que nos motiva y hasta lo que hacemos en nuestro tiempo libre. Y no desestimes los cursillos que has hecho. TODO construye nuestra identidad y nos va a diferenciar. Nada queda fuera de lo que somos. Todo comunica.

Oscar del Santo habla precisamente de eso en un artículo escrito en 2011 que sigue teniendo vigencia. Para Del Santo el pilar más importante de un buen Personal Branding son los valores, entendiendo estos como los elementos que van a guiar tu presencia online aportándote diferenciación. Eres único. Comunícalo, muéstralo. 


“Es posible el adquirir progresivamente las destrezas y conocimientos necesarios para trazar el camino que lleva al éxito de tu marca personal” Oscar Del Santo

Cómo eres único, no tendría sentido fingir algo que no eres. Expresa lo que sientes y lo que piensas. Vivimos en la era de la infoxicación. Vivimos intoxicados de información, por lo que se hace más difícil captar nuestra atención. Es de vital importancia para construir una buena Marca Personal aportar algo nuevo que llame a ser leído: tus opiniones y tus experiencias personales. Pueden aportar muchísimo valor. Por cierto, ya queda menos para que conozcas la novedad que te traigo…

No obstante, personalmente creo que no se debe llevar esto al exceso. Hay ciertos contenidos o ciertos datos que son los que son y hay que citar inevitablemente. Cómo el que expongo en este párrafo. La humilde opinión de un servidor es que no es necesario extenderse mucho en ello. Basta con hacer referencia a ello de manera breve . O citando a la fuente original para que tus lectores puedan consultarla por ellos mismos si lo creen conveniente.

“La abundancia de información da lugar a la pobreza de atención”. Manuel Silva.

El beneficio más importante para mí de la Marca Personal es que te permite posicionarte como un experto en la materia. Es un proceso lento y requiere tiempo. Pero te posibilita estar actualizado e informado sobre lo que se está haciendo en la actualidad en tu sector, aumentando a medio/largo plazo tus posibilidades de ser contratado. Eso sí, esto no se construye de la  noche a la mañana. Si se apuesta por la construcción de una marca personal se debe tener paciencia, fortaleza mental y sobre todo, ser autodidacta para asimilar los cambios que se producen y afectan a tu sector de actividad.

Por último, creo que para tener éxito en la construcción de un buen Personal Branding se debe buscar un nicho de mercado. O un “nicho de información“. Es algo evidente, no tengo complejo de Cristobal Colón. No vengo aquí a descubrir las Américas. Hay temas de los que se habla mucho (cómo éste) y temas que no se tratan tanto…Por eso este artículo no es más que un pretexto, una excusa.

Luis M Villanueva, otro caso de marca personal exitosa

La novedad que os traigo (ahora sí!)…es una colaboración. Este blog a partir de la semana que viene tendrá una nueva sección. Tengo un amigo que está a punto de licenciarse como Ingeniero Industrial. Sus aportaciones pueden hacer crecer a este blog con nuevos e interesantes temas que son desconocidos para el gran público. Pienso que este tipo de contenidos no se tratan mucho, cosa que me parece injusta. Veréis que va a aportar datos interesantísimos y que en ocasiones, cambiarán vuestra forma de ver las cosas.

¿Y qué tiene que ver esto con la Marca Personal? Evidentemente, creo que los dos salimos ganando con participación en este proyecto. Este blog gana en amplitud de miras al incorporar un punto de vista que se puede complementar muy bien con el mío. Y, al mismo tiempo, le servirá a este prometedor ingeniero industrial para labrarse una gran marca personal mientras se va familiarizando con el mundillo de WordPress 😉

Eso es todo…de momento. Este artículo ha sido una forma de deciros que la semana que viene publicará él un post en mi lugar. Espero que os guste. Y si a pesar de este rollo que os he soltado el post os ha parecido interesante, compartidlo en vuestras redes sociales y comentad aquí debajo.

Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional.

Hoy voy a hacer una reflexión rápida, que tengo que salir a hacer unas cosas. Viendo el informativo a la hora de comer me he enterado de la siguiente noticia: la familia real (sí, lo he puesto en minúsculas a propósito) ha diseñado una nueva sección en su web pensando en el público infantil. Es un hecho muy curioso. Esta sección es muy llamativa y vistosa, muy bien planteada teniendo en cuenta que va dirigida a niños. Hasta hay versiones animadas de los integrantes de la “gran familia”. Sólo les ha faltado hacer una serie de dibujos animados. En fin…Hasta ahí, bien. Pero vayamos más allá.

¿Por qué la familia real, o sus responsables de comunicación, siguen esta estrategia? ¿Por qué hay necesidad de dedicar una sección de su web a este público infantil? ¿No es esto un intento, bien planificado y ejecutado, pero un poco desesperado, de limpiar la imagen de la corona en nuestro país?

Es sabido que nuestra (¿?) familia real no pasa por su mejor momento desde hace ya un tiempo. Primero la movida con Marichalar y luego el escándalo del rey de caza por África y lo de Urdangarín, que aún está por ver cómo acaba. Me meto que se irá de rositas, igual que todos los peces gordos en esta mierda de país.

Por cierto, ¿cuántos más viajes se habrá hecho el rey (sin mayúsculas en las iniciales, acuérdate) a nuestra costa antes de que nos enteráramos por ese desgraciado accidente? Y no para trabajar, sino para hacer cosas tan útiles, productivas y loables como irse a matar elefantes. Por cierto, haced clic aquí al lado. No os arrepentiréis 😉

Voy a centrarme, que me voy por las ramas (igual que siempre). Voy a pasar de comentar la web y lo que se puede hacer en ella (me parece irrelevante). Podéis hacerlo vosotros si queréis en el enlace que os he puesto en párrafos anteriores. Lo único que destacaría yo es que esta web tiene el objetivo de acercar la casa real a los más pequeños. Pero el fin último que veo que persiguen es intentar darle la vuelta a la maltrecha imagen que el rey y compañía que tienen hoy en día en todo el país. Y para eso, que mejor que “utilizar” a los niños.

Pero creo que los niños no son más que los destinatarios de la web. Son los que van a disfrutarla. Creo que el mensaje no va dirigido a ellos. El mensaje va dirigido a todos nosotros, a la población adulta. Personalmente, creo que la familia real quiere dar una imagen de modernidad, compromiso social y enfocada a los más jóvenes. Vamos, una estrategia para limpiar su nombre. Si es que ya lo he dicho por allí arriba, para que repetirme y alargar un tema que no tiene más. Cómo decía mi profesora de lengua, no hay más cáscaras.

PD: Una institución obsoleta, que no sirve para nada y que encima nos cuesta un dineral que podría dedicarse a otras cosas… a mí no me la va a colar. Si de verdad buscan limpiar su imagen, vayánse de aquí.

Ayer Desigual la volvió a liar. Anoche, justo después de ver el spot en un intermedio de Invictus, lo tuiteé.

A modo de curiosidad, Desigual España marcó ese tuit mio como favorito. Que ilusos… Pero no fui el único que se metió a darle caña al pajarito azul, sino que todo Twitter echaba humo. Había comentarios de todo tipo, la mayoría eran de rollo “estamos locos o qué?” Pero señores, Desigual lo ha vuelto a conseguir. Ha vuelto a dar que hablar.

Y es que a Desigual le da igual (tatatachán :P) que a nosotros no nos guste ese anuncio. O que lo consideremos feminista, o una ofensa o una guarrada o lo que cada uno pueda pensar. A mí simplemente no me gusta. Pero, ¿por qué a Desigual no le importa todo esto?

Hay una premisa básica para nuestra existencia: no puedes gustar a todo el mundo. Y hay una premisa básica en publicidad: No debes gustar a todos, necesariamente. Si tratas de complacer a todo el mundo y te olvidas de ser tú mismo…nadie te va a querer. Pues en esas está Desigual, que ha hecho algo muy bien. Desigual sabe que hay danzando por ahí un nuevo tipo de mujer que reúne las siguientes cualidades: inteligente, decidida, con confianza en ella misma y en sus posibilidades. Una mujer que coge el toro por los cuernos. Vamos, que ha visto una oportunidad de segmentar un poco el mercado a su favor y cual lince ibérico la ha aprovechado.

Eso es lo que hay detrás de esta campaña. Así que personalmente creo que deberíamos dejar de escandalizarnos porque la publicidad es un reflejo de la sociedad actual, o al menos de parte de ella. Del mismo modo, seguro que hay algún anuncio en el que se representen familias monoparentales o cuyos protagonistas sean padres solteros. O cómo éste, que refleja una familia moderna y liberal. Me encanta este spot, por cierto.

Vale vale, ¿pero por qué Desigual sigue haciendo anuncios cómo éste? “Si son un canteo, son muy descarados e incluso pueden ofender a algunas personas”. Creo que se puede deducir fácilmente. Simplemente por que la fórmula le ha funcionado. El experimento le salió bien el año pasado con aquél Tengo un plan y ya se sabe…¿para qué tocar lo que funciona?

Para terminar, sólo quiero decir que no estoy defendiendo esta campaña. De hecho, no me gusta. Pero es que no es a mí al que tiene que gustar, ni a muchos de vosotros. No somos el target de Desigual, así que no les importa que critiquemos el anuncio. Al contrario, buscan dar que hablar para ser virales y así poder llegar a sus potenciales clientes. Y lo están consiguiendo, porque mientras escribo estas líneas los usuarios de Twitter siguen generando conversación sobre el spot.

¿Qué pensáis vosotros? Me gustaría conocer vuestra opinión!

Ah, y comparte el artículo en tus redes sociales!

Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional.

En mi primer post me quejaba de lo capitalista y consumista que es nuestra sociedad. No me falta razón. Lo es, y mucho. Pero ahora que rozamos con la punta de los dedos la Navidad (la maldita Navidad que tanto odio) me he dado cuenta de que no podemos escapar del capitalismo. Es imposible.

Podemos criticarlo y demonizarlo por algunas cosas (como ya hicé y volveré a hacer en siguientes posts) pero es una batalla prácticamente perdida antes de que tenga lugar. Está tan instaurado en nosotros y en nuestro subconsciente que es llegar estas fechas y nos ponemos a pensar: necesito una nueva colonia, o me vendrían bien unas deportivas marrones.

Pues sí, me he comprado una nueva colonia y también unas deportivas marrones. Perdonadme, he caído en las redes. Ah, y también está eso tan típico de hacer regalos. Nos pasamos el año entero sin tener un mínimo detalle con nuestra gente y tiene que venir una estúpida convención social llamada Navidad a recordarnos lo importantes que son nuestros seres queridos.

Por cierto…fijáos hasta dónde llega el consumismo que me da pena tirar un trozo de cartón sólo por que es de color dorado y porque es bonito. Soy un monstruo.

En fin…el capitalismo tiene cosas buenas. Todos sabemos cuáles son…pero también cosas malas. Y es que es un sistema constructor-destructor. Para que haya riqueza aquí…debe hacer muchísimos trabajadores- niños explotados incluidos- pasándolo mal en otros países, en condiciones pésimas de trabajo y con sueldos más que éticamente reprobables. Y ni que decir tiene toda la basura electrónica que decora los paisajes de Ghana, por ejemplo. Este problema se merece un post porque…telita.

Desperdicios electrónicos en Ghana

Desperdicios electrónicos en Ghana

Me vuelvo a ir por ramas. Se trata de la dicotomía capitalista: construcción-destrucción, riqueza-pobreza, desarrollo-atraso. Llámalo cómo quieras. Y es una realidad que por lejana y poco abordaba en los medios, no deja de ser real. A algún sitio irán todos los móviles, ordenadores y cacharros que ya no queremos porque nos dan uno nuevo gratis pero que siguen funcionando de puta madre.

Bueno, voy a parar este hilo mental porque voy a ponerme de mal humor. Acabo con esto que voy a decir: además de ser un sistema injusto, me jode que sea imposible escapar del capitalismo. Me jode muchísimo porque me hace contradecirme y pensar que no soy fiel a mis principios cada vez que estoy comprando alguna cosa que necesito. ¿Pero qué otra cosa puedo hacer?  Fin de la reflexión.

Por eso, en lugar de intentar huir del capitalismo (o del consumismo, para mí la una van ligada a la otra)…propongo añadirle el adjetivo SOSTENIBLE. Diréis que es contradictorio. Y tendréis razón…en parte. Pero esto nace de uno mismo. Nada es imposible si se parte de uno mismo. Si tú te gastas 30 euros comprándote ropa, perfumes  o chismes electrónicos…también podrías irte a un supermercado con 5 o 10 euros y donar todo lo que compres a algún banco de alimentos. Yo lo hice el viernes. Es lo que hablaba en otra entrada sobre los objetivos ecológicos de la programación neurolingüística (ayudar a los demás mientras uno mismo crece como persona).

banco-alimentos

A eso me refiero joder. De manera individual podemos contribuir. Y no escapamos del capitalismo, porque estamos consumiendo. Pero de una forma solidaria. Como recién licenciado, estoy sin trabajo y cada euro que tengo para mí cuenta muchísimo. Lo reconozco. Pero más valió para mí la agradable sensación de pensar que he tenido un gesto generoso y altruista con gente que está bastante peor que yo.

Pero sólo de manera individual. Todo esto es anticapitalista por definición, pues es un sistema que busca el enriquecemiento máximo. No suele dar cabida a estos “miserables” actos altruistas. Son innecesarios. “¿Para qué? Si yo sólo quiero enriquecerme y encenderme los puros con billetes de 100 euros.” Eso deben de pensar los peces gordos. Por eso debemos ser nosotros, a título personal, los que debemos tirar de este carro.

Y para acabar, cómo este blog tiene la función de generar debate y conversación sobre todo pero desde un punto de vista comunicacional y del marketing…hoy os traigo una campaña que me ha inspirado para escribir sobre esto. Cómo veréis…es un consumismo sostenible. Es simplemente brillante. ¿Qué pensáis? ¿Lo veis factible?

Comparte este artículo si te ha gustado…piensa que si lo haces estarás contribuyendo a que este blog crezca. Y yo te lo agradeceré con unas cervezas 😉

¿Quieres saber más sobre esta aplicación?

Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional.

Hace unos días tuvo lugar el anunciado cierre de Canal 9. Se pone fin (¿?) así a un capítulo un poco oscuro de la realidad mediática de las últimas semanas. Y digo oscuro porque hay muchas cosas que se nos escapan. O al menos a mí. Les decía a mis amigos con los que suelo debatir de éstas y otras cosas que no iba a opinar sobre el tema de momento. Tenía que pensar.

Resulta que los trabajadores de Canal 9 se han callado muchas cosas. Cosas que no deberían permanecer en secreto, que deberían salir a la luz. Como lo del accidente de metro en Valencia. Muchas nueces…pero poco ruido. Y no sólo eso, sino que también mentían y engañaban en otros aspectos. Iolanda Marmol escribió un artículo exponiendo, un poco tarde, algunas de las exigencias del PP en materia de comunicación. Vamos, que prácticamente les hacían el informativo.

Una muestra más de que el poder manipula. Un partido político que controla un medio de comunicación es algo muy peligroso. Y para mí, inmoral. Porque va a tratar de imponer su verdad a toda costa. En el artículo te puedes hacer una idea de lo que hablo. Y si algo se merece el espectador, es la verdad.

Ahora  Canal 9 pide perdón por no haber informado mejor a sus ciudadanos, calificando su  propio proceder como “indigno” para una cadena pública “que debe estar al servicio de los ciudadanos”. Personalmente, pienso que esto también llega tarde. Pero voy a meterme ya en lo que quería comentar.

Tras muchísimos años guardando silencio, callando y obedeciendo a un gobierno autonómico corrupto y manipulador, con el cierre de RTVV sus trabajadores esgrimen argumentos como censura, una limitación a la libertad de expresión y cosas así. No me acuerdo bien. ¿Ahora salís con ésas? ¿Es en este momento cuando empezáis a decir que os cortan las alas? Llevan tiempo haciéndolo. ¿Por qué lleváis tanto tiempo callando informaciones que el pueblo valenciano debía y merecía saber?

Esto es sólo una opinión personal, pero un periodista honrado se debe a su público. Un periodista honrado habría dado un golpe encima de la mesa, habría aireado todos los secretitos y habría sacado la basura a la calle. Al menos, es lo que habría hecho yo. Yo me voy a la puta calle, pero me llevo conmigo a todos los chorizos. O al menos, les pongo en evidencia. Y tan tranquilo, con la conciencia limpia y con la sensación de haber hecho lo correcto.

Podéis llamarme oportunista, o decirme que hablo desde la seguridad de mi portátil y que sólo estoy generando situaciones hipotéticas. Pero me da igual, el que me conoce sabe cuáles son mis valores y lo que me mueve. Y sabe que hablo en serio.

Y a todo esto, hacen falta más periodistas honestos y con valentía. ¿Dónde se esconden? ¿Tras un montón de billetes a final de mes? ¿Tras la comodidad de un sillón blandito? Personalmente,  creo que a un periodista honrado que antepone sus principios a su sueldo o a su puesto de trabajo…no le va a costar encontrar un nuevo empleo. Porque hace falta más gente así. Y si  estos periodistas  honrados, valientes y con personalidad no encuentran trabajo, es que tenemos un problema muy grave.

Los comunicadores en general (no sólo los periodistas) tenemos una función muy importante: arrojar luz sobre los aspectos importantes. Luchar contra la desinformación, fomentar el espíritu crítico y combatir la demagogia y la manipulación. Y tenemos el poder y las habilidades para ello. ¿Por qué no ejercerlo? Seamos un altavoz.

Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional.