¿Es posible un capitalismo sostenible?

Publicado: 3 diciembre, 2013 de Fran Molina en El publicista desencantado
Etiquetas:, , , , , ,

En mi primer post me quejaba de lo capitalista y consumista que es nuestra sociedad. No me falta razón. Lo es, y mucho. Pero ahora que rozamos con la punta de los dedos la Navidad (la maldita Navidad que tanto odio) me he dado cuenta de que no podemos escapar del capitalismo. Es imposible.

Podemos criticarlo y demonizarlo por algunas cosas (como ya hicé y volveré a hacer en siguientes posts) pero es una batalla prácticamente perdida antes de que tenga lugar. Está tan instaurado en nosotros y en nuestro subconsciente que es llegar estas fechas y nos ponemos a pensar: necesito una nueva colonia, o me vendrían bien unas deportivas marrones.

Pues sí, me he comprado una nueva colonia y también unas deportivas marrones. Perdonadme, he caído en las redes. Ah, y también está eso tan típico de hacer regalos. Nos pasamos el año entero sin tener un mínimo detalle con nuestra gente y tiene que venir una estúpida convención social llamada Navidad a recordarnos lo importantes que son nuestros seres queridos.

Por cierto…fijáos hasta dónde llega el consumismo que me da pena tirar un trozo de cartón sólo por que es de color dorado y porque es bonito. Soy un monstruo.

En fin…el capitalismo tiene cosas buenas. Todos sabemos cuáles son…pero también cosas malas. Y es que es un sistema constructor-destructor. Para que haya riqueza aquí…debe hacer muchísimos trabajadores- niños explotados incluidos- pasándolo mal en otros países, en condiciones pésimas de trabajo y con sueldos más que éticamente reprobables. Y ni que decir tiene toda la basura electrónica que decora los paisajes de Ghana, por ejemplo. Este problema se merece un post porque…telita.

Desperdicios electrónicos en Ghana

Desperdicios electrónicos en Ghana

Me vuelvo a ir por ramas. Se trata de la dicotomía capitalista: construcción-destrucción, riqueza-pobreza, desarrollo-atraso. Llámalo cómo quieras. Y es una realidad que por lejana y poco abordaba en los medios, no deja de ser real. A algún sitio irán todos los móviles, ordenadores y cacharros que ya no queremos porque nos dan uno nuevo gratis pero que siguen funcionando de puta madre.

Bueno, voy a parar este hilo mental porque voy a ponerme de mal humor. Acabo con esto que voy a decir: además de ser un sistema injusto, me jode que sea imposible escapar del capitalismo. Me jode muchísimo porque me hace contradecirme y pensar que no soy fiel a mis principios cada vez que estoy comprando alguna cosa que necesito. ¿Pero qué otra cosa puedo hacer?  Fin de la reflexión.

Por eso, en lugar de intentar huir del capitalismo (o del consumismo, para mí la una van ligada a la otra)…propongo añadirle el adjetivo SOSTENIBLE. Diréis que es contradictorio. Y tendréis razón…en parte. Pero esto nace de uno mismo. Nada es imposible si se parte de uno mismo. Si tú te gastas 30 euros comprándote ropa, perfumes  o chismes electrónicos…también podrías irte a un supermercado con 5 o 10 euros y donar todo lo que compres a algún banco de alimentos. Yo lo hice el viernes. Es lo que hablaba en otra entrada sobre los objetivos ecológicos de la programación neurolingüística (ayudar a los demás mientras uno mismo crece como persona).

banco-alimentos

A eso me refiero joder. De manera individual podemos contribuir. Y no escapamos del capitalismo, porque estamos consumiendo. Pero de una forma solidaria. Como recién licenciado, estoy sin trabajo y cada euro que tengo para mí cuenta muchísimo. Lo reconozco. Pero más valió para mí la agradable sensación de pensar que he tenido un gesto generoso y altruista con gente que está bastante peor que yo.

Pero sólo de manera individual. Todo esto es anticapitalista por definición, pues es un sistema que busca el enriquecemiento máximo. No suele dar cabida a estos “miserables” actos altruistas. Son innecesarios. “¿Para qué? Si yo sólo quiero enriquecerme y encenderme los puros con billetes de 100 euros.” Eso deben de pensar los peces gordos. Por eso debemos ser nosotros, a título personal, los que debemos tirar de este carro.

Y para acabar, cómo este blog tiene la función de generar debate y conversación sobre todo pero desde un punto de vista comunicacional y del marketing…hoy os traigo una campaña que me ha inspirado para escribir sobre esto. Cómo veréis…es un consumismo sostenible. Es simplemente brillante. ¿Qué pensáis? ¿Lo veis factible?

Comparte este artículo si te ha gustado…piensa que si lo haces estarás contribuyendo a que este blog crezca. Y yo te lo agradeceré con unas cervezas 😉

¿Quieres saber más sobre esta aplicación?

Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional.

Anuncios
comentarios
  1. @MarinaDamer dice:

    El consumismo compulsivo e innecesario está demasiado metido en las entrañas de la sociedad que hemos creado, es el motor que la mueve. Me incluyo en uno de esos seres imbéciles a veces que tienen caprichos tontos y gastan dinero innecesario.
    El otro día salimos a ver un concierto y un hombre estaba muriéndose de frío. Mi chico le dio cena y agua y le deseó suerte, y el señor le miró y le dijo: “mi suerte hoy has sido tú”. Y ningún móvil, ropa o perfume, por caro o bonito que sea, puede superar esa sensación de bienestar.

    El problema es que se nos ha olvidado porque nos han cegado con el brillo de esos bonitos cartones dorados que te da pena tirar… y que al fin y al cabo no son más que basura.

    Gran post. Como sigas así, vas a tener que invitar a mucha gente a cervezas! 😉

    • Fran Molina dice:

      Yo también me incluyo entre los imbéciles, como dices. Pero es que es innevitable. Creo que el capitalismo funciona en parte porque los humanos tenemos predilección por lo nuevo…y el consumo es una vía de escape.

      Me ha gustado esa historia que has contado de Jordi, y estoy totalmente de acuerdo. Saber que estás ayudando a alguien y encima saber que esa persona está tan agradecida contigo que te dice algo así…debe ser algo muy especial!

      Por cierto, voy a tirar ya la caja de la colonia! xD
      Gracias por comentar Marina! ^^

  2. Geografia historica Juanjo dice:

    Consumo sostenible… voy a separarlo en dos para aclararme mejor jejeje.

    1. Consumo siempre va a haber, el verdadero problema es el consumismo.

    De todas formas… ¿cómo reducir el consumo? En mi opinión, con la calidad. Antiguamente unos zapatos bien hechos podían durarte años. Si tenías algún desperfecto ibas al zapatero de la esquina de tu casa a que te los arreglara, te los dejaba como nuevos y encima creabas empleo en tu localidad (el dinero revertía en la sociedad). Siguiendo con el ejemplo de los zapatos, ahora los compras “made in china” (o similares), no te duran ni medio año, y cuando se rompen compras otros. En consecuencia consumes muchos más recursos, y tu dinero no revierte en la sociedad, revierte en una gran empresa (que explota a los trabajadores que lo fabrican para conseguir mayor “competitividad”, por lo que tampoco revierte en la sociedad china, como argumentan muchos neocon y neoliberales).

    2. Sostenible… en un mundo globalizado donde se intercambian materias de unos países a otros la huella ecológica es demencial. Por lo que yo apostaría por un consumo que en su mayor parte sea local o como mucho regionalista, donde haya un crecimiento autóctono y ayude a crear un tejido territorial, social y económico cohesionado. (No dependes de que una empresa tenga mejores condiciones fiscales en otros países, por ejemplo)

    Reconozco que no es perfecto, tampoco pretendía serlo. Simplemente son dos reflexiones que tu post ha despertado en mí. Aún así, podría ser una base sobre la que construir nuestro futuro.

    Por otro lado… a ver, espero que no suene radical… en mi opinión donar no es la solución. Donar evita momentáneamente una situación, pero una situación estructural. No resuelve el verdadero problema, que es el reparto de la riqueza. Por lo que creo que debía de abordarse desde ese punto de vista. (Aunque en momentos como el actual es necesario, por supuesto).

    P.d: este blog lo hice para una asignatura de principio de la carrera, no lo he utilizado desde entonces… pero me ha entrado el gusanillo de escribir algo gracias a tu entrada, y aquí estamos… no me juzges por ello xDD

    • Fran Molina dice:

      jajaja gracias por comentar Juanjo!
      Has aportado un nuevo punto de vista. Estoy de acuerdo en que donar no es la solución…es más que nada un remedio pasajero. Pero bueno, tampoco está de más!

      Estoy de acuerdo también en lo que dices de la calidad de fabricación. El problema aquí es la obsolescencia programada. Se diseñan los productos para que duren menos…y vuelvas a comprar. La cosa no para nunca…

      En cuanto a lo do sostenible, no me había planteado eso. Pero me gusta lo que comentas. El problema es ver cómo se puede cambiar el curso de las cosas…

      Me alegro de que te hayas animado a comentar 😉
      No te juzgo, al contrario xD
      Los comentarios desde el respeto como el tuyo y que aportan cosas nuevas siempre son bienvenidos.

      • @MarinaDamer dice:

        Estoy bastante de acuerdo con lo que dice Juanjo, es cierto. Y es más, creo que tanto él como nosotros, aunque parezca lo contrario, nos estamos refiriendo a lo mismo: a que hay falta de conciencia y de soluciones prácticas a todos los problemas que acontecen a día de hoy y que se han ido gestando desde hace muchos años, como una sociedad capitalista, consumista, insensible, productiva para unos pocos “privilegiados” que manejan como títeres al resto del mundo y cuyo sistema además es visto como algo normal y cotidiano.

        La sostenibilidad que aporta Juanjo como solución sería una buena forma de sanar la herida que nos ha dejado la globalización y haría mucho bien a nivel regional, creando empleo, moviendo la economía…pero, como he dicho antes, la falta de conciencia es lo que está ahí impidiendo que esto pueda ocurrir: a una cría de 15 años enganchada a MHYV y que no quiere estudiar porque quiere ir a Gandía Shore no le interesa demasiado la globalización, el pequeño comercio, la cohesión socioeconómica. No lo digo en plan despectivo: soy totalmente realista. Simplemente esta cría no piensa en ello, porque no le llega, no le interesa. Y este caso es un porcentaje demasiado elevado en la población española actualmente. Y tristemente.

        El problema es muy amplio y complejo, existen muchas variantes, muchas vertientes. Donar no es la solución, lo comparto, pero lo que se pueda sentir al donar algo a quien realmente lo necesita nos hace sentir una humanidad que nos hace falta. Porque en los principales medios de comunicación, en lo que vemos a diario que se cuece en las primeras planas de los periódicos, en la televisión, en la calle, incluso en las universidades, el mensaje más importante es: necesitas comprar esto, tienes que ir a esta fiesta, necesitas ser guapo y popular para ser feliz… cuando dando un bocadillo a alguien con hambre o una manta a alguien con frío, dar trabajo al zapatero de tu pueblo en vez de comprar unos nuevos zapatos de Mango, es algo mucho más satisfactorio. Ahí está el error y por donde nos tienen enganchados en todos los ámbitos.

        Que la fuerza nos acompañe 🙂

  3. Fran Molina dice:

    Eso es. No se sabe cómo hacer frente a los problemas, como por ejemplo el del reparto de la riqueza. Por lo menos, a mí no se me ocurre cómo poder solucionar eso…
    Quizá no me corresponda a mí…pero si de verdad pudiera hacer algo lo haría sin pensar.

    Y por cierto…muy buena radiografía la de esta sociedad despreocupada que sólo tiene interés por lo banal y frívolo. Aunque eso de por sí no es malo…el problema es cuando eso te impide centrarte en cosas más importantes. Yo he sido fan de Gran Hermano muchos años y eso no me ha impedido tener un espíritu crítico ni interesarme por lo que pasa a mi alrededor.
    Supongo que dependerá de cada uno…

    Aunque está claro…si ese tipo de contenidos televisivos no existiera igual nos iría un poco mejor… A lo mejor me animo a escribir algo sobre eso en algún post!

    Gracias por darle vida a esto y dedicarle parte de vuestro tiempo 😉

  4. […] eran liberados de sus “obligaciones”. Falsa bondad, por cierto. Pero ya sabéis lo que pienso sobre la época del año de la que hablamos. Y el último dato curioso es que durante esta semana, […]

  5. […] enfoque. Pasar de un modelo capitalista que está agotado y ya es inadecuado a un capitalismo más sostenible y solidario. Y seguirá siendo capitalismo, así que todos […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s