Archivos para marzo, 2014

 

Ha pasado ya más de una semana desde que se celebraron las Marchas de la Dignidad y aún estamos en plena resaca mediática. Pero tras 8 días, creo que es un buen momento para poner el foco de atención en el tratamiento mediático que se ha hecho de ellas. Ya os adelanto que no ha sido todo lo independiente ni justo que debería ser. Pero vamos al lío.

Dos días antes de que tuvieran lugar las Marchas, nuestro amigo Ignacio González-presidente de la Comunidad de Madrid-las ha comparado con el movimiento neonazi griego Amanecer Dorado. Gonzalez sostiene que las manifestaciones comparten muchos principios con el citado partido griego. Claro, yo que estoy un poco verde en estos temas decidí investigar sobre Amanecer Dorado. Y efectivamente, este partido político heleno también se movilizó contra los recortes y el desempleo en Grecia.

Y para de contar. Esas son las únicas coincidencias entre las marchas españolas y el partido fascista griego. Porque Amanecer Dorado y las Marchas de la Dignidad no comparten ideas, sino una única preocupación: la mala situación económica de su país. Ya está. Porque echando un vistazo a su historia, su programa electoral y su ideología podemos ver que Amanecer Dorado:

  • Ha sido acusado de atentados terroristas  y de posesión de armas y explosivos.
  • Tiene un marcado carácter xenófobo. Este partido considera que solo los griegos tienen derecho a la propiedad.
  • Para evitar la entrada de inmigrantes, propone la instalación de minas antipersona en las fronteras (¿a qué esto os parece familiar?).

Bueno, ya he quedado claro que no se parecen ni en el blanco del ojo. Quiero pensar que Ignacio González no es tonto, aunque siendo discípulo de Esperanza Aguirre tengo mis dudas. Prefiero pensar que lo único que ha querido hacer es criminalizar y calumniar un movimiento ciudadano y democrático simplemente por ir en contra de sus intereses. No es que sea tonto, sino que piensa que nosotros sí. En fin.

Ignacio González saliendo bien.

Ya la misma tarde del 22 de marzo, Antena 3 (es donde suelo ver las noticias) abría su informativo de sobremesa con las imágenes de unos 20/30 manifestantes  insultando a unos policías que iban de paisano. Esto es claramente intencionado, es de sobra sabido que Antena 3 tiene una ideología capitalista y de derechas. Sino, buscad información sobre su propietario, José Manuel Lara. Por ello, convenía desacreditar cuanto antes este movimiento. Todas las informaciones de Antena 3 durante estos días han seguido la línea editorial de criminalizar las Marchas, ofrecer informaciones sesgadas y ser imparcial.

Vamos a ver, la ciudadanía se organiza desde distintos puntos de España y lo primero que resaltó Antena 3 es que cuatro imbéciles se pusieron a insultar a polícias vestidos de paisano. ¿De verdad eso es lo más destacable?  Un poco de imparcialidad, coño. Se debe mostrar lo malo, pero lo bueno también. No queremos medios de comunicación vendidos. Para eso, mejor no tener nada. Estoy harto de los medios de comunicación que no tienen personalidad ni objetividad, solo intereses. Con las Marchas de la Dignidad, se está señalando a la luna pero los MCM se empeñan en centrar la atención en el dedo. Porque conviene a “no-sé-quién”.

¿Esto es periodismo? ¿O es más bien clientelismo? En definitiva, han pasado los días y Antena 3 ha seguido en sus trece. No han dicho nada sobre las decenas de miles de personas que no se han metido con los policías. Ni sobre los decenas de miles de personas que no han causado disturbios. Aún estoy esperando las disculpas de Matías Prats por manipularme de esa manera tan sucia.

Hablando de manipulaciones, la noticia que difundió la policía ya fue el colmo. Supuestamente, se había requisado en la manifestación del 22-M una muleta con un punzón incorporado, pero dos días antes otros policías ya habían compartido esa imagen en Facebook! Esto ya me parece vergonzoso. La policía nos miente descaradamente con tal de demostrar que tiene la razón, incluso cuando no la tiene.

Hemos llegado a un punto en el que estamos empezando a tocarle los huevos al gobierno. Y esto tiene su reflejo en las órdenes que los politicuchos dan a los fuerzas de seguridad, que no son más que unos mercenarios que no defienden al ciudadano. Lo único que defienden es su sueldo a final de mes. Y si hay que pegar o echar a la gente de sus casas, pues se hace y punto.

La publicación de esa noticia podría ser un ejemplo. Cuando el pueblo empieza a ganarle la partida al gobierno con manifestaciones, huelgas, etc, se pone en marcha la maquinaria mediática del poder. Que poco elegante es que desde la policía nos mientan a la cara. Si no podemos depositar nuestra confianza en la policía, porque nos engaña y nos manipula…apaga y vámonos. ¿Qué nos queda? Para mí, no gozan de crebidilidad. Pierde la razón al mentirnos de esa manera tan descarada.

Aquí es cuando entra en juego el papel del periodista. Aunque ya hemos visto que en ocasiones no nos trae la verdad. Ahora que la policía y el gobierno se empeñan en mentir y manipular, hace falta más periodistas como Jordi Évole o Ignacio Escolar. Son una especie en extinción, por lo visto.

Por cierto, justo ayer se publicó un vídeo en el que se ve como unos antidisturbios comienza a perseguir y a golpear con la porra a unos periodistas que cubrían la manifestación antimonárquica de Madrid.  Es lo de siempre, la monarquía en este país es intocable. Cosa que no entiendo, porque acumula más deméritos que méritos para ese reconocimiento casi unánime en las esferas públicas. Pero vamos a lo que nos importa.

Parece que la policía de este país no se cansa de quedar en evidencia delante de toda España. Es algo muy grave que se agreda a unos periodistas que están trabajando. “Y los policías también” dirán algunos. Pero no, ya he dicho que los policías realmente se deben a los ciudadanos, no deben ser marionetas de poder y represión de la gente que paga sus sueldos con impuestos.  Aquí queda claro que no están al servicio del pueblo, sino al servicio del gobierno. Son sus perritos falderos. Hay una frase de la serie True Detective que dice: “Claro que soy peligroso, soy policía. Podría hacer cosas horribles con total impunidad”. 

 A ver qué excusas se inventa ahora nuestro pésimo ministro de Interior para justificar esto.

 

Para terminar, decir que en ninguna página web de las principales cadenas de televisión aparece esta noticia. ¿Por qué será? ¿Y por qué será que se intenta mentir o desinformar sobre el número de asistentes a las Marchas de la Dignidad? ¿O por qué se han silenciado tanto en los medios de comunicación principales en las fechas anteriores al 22-M?

Si te ha gustado este artículo, compártelo en tus redes sociales!

PD: Qué bien le vino al gobierno que el día 23 de marzo hubiera un Madrid-Barça. Así se pudieron ahorrar el esfuerzo en tramar sus “geniales” cortinas de humo para desviar la atención mediática. Mirad las portadas de ese día, hablan por sí solas.

Portadas de los principales periódicos del día 23 de marzo.

Portadas de los principales periódicos del día 23 de marzo.

Licencia Creative Commons

Este obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional.

En los últimos tiempos una alarmante estupidez se ha extendido como una pandemia a erradicar con urgencia. Es la moda de los Selfies. O lo que es lo mismo, los autorretratos de toda la vida. Lo que pasa es que ahora a algún listillo se le ocurrió ponerle el nombre en inglés, porque todos sabemos que es un idioma más molón, válido y que está un escalón por encima del castellano/español.  Intrínsecamente, ninguna lengua es mejor ni peor que otra. Pero ése es otro tema.

El caso es que me pone enfermo ver como mucha gente se ha subido al carro de esta estúpida moda. Pero tengo que ser sincero, yo mismo he sido víctima de los Selfies porque a mis amigos les ha molado el rollo. Y ése es el motivo por el que me tenéis aquí escribiendo sobre esto.

No sé exactamente cuando empezó a darse este fatal fenómeno y ni me interesa. Pero estarás de acuerdo conmigo en que el detonante quizá haya sido el famoso Selfie en la gala de los Oscars.

Ellen Oscar Selfie: The most retweeted tweet!

“Selfie” estelar en la gala de los Oscars 2014. Fotografía de Adam Rifkin

Es lo típico. Es suficiente con que alguna estrellita salga haciendo algo para que se convierta en norma. O en estupidez socializada. Los Selfies son el nuevo fenómeno viral. El nuevo meme, porque ya es reconocible la postura que se pone al posar. Sabemos cuando estamos delante de un Selfie y cuando no.

Ahora todo el mundo se hace un Selfie (o varios) y tiene el generoso detalle de compartirlo con todos nosotros. Solo, en grupo, en primer plano, tomando café en el Starbucks, enfrente de un espejo (el clásico de las chonis)…Hay tanta saturación de este tipo de fotos que ya me empiezan a sangrar los ojos y siento el deseo de que se rompan los móviles de toda esta gente.

Obama tiene su Selfie. La familia real griega tiene su Selfie. Hasta el papa Francisco lo tiene. Por cierto, haz clic aquí para leer mi anterior post. Hablo sobre él, haciendo una breve reflexión sobre la supuesta modernidad de la Iglesia y sus nuevos mensajes.

Volvamos al tema. Dejad de saturar al mundo con vuestros estúpidos Selfies. O por lo menos, dejad de saturarme a mí. Si sois de los que petáis vuestras redes sociales de fotos de este tipo, os invito a que me borréis. Os lo agradeceré. Aunque pensándolo bien, no hace falta que lo hagáis. Porque hay algo que me tranquiliza.

Y es que, como todo fenómeno viral, los Selfies disfrutan de su momento de gloria. Pero todo esto acabará. Es lo que pasa con los fenómenos virales. Son flor de un día, de un mes o de una temporadita. ¿O es que aún recuerdas a diario el Amo a Laura o el Gagnam Style? ¿A que ya no tienes noticias de Psy? Pues eso.

¿Qué ha sido de Psy?

La vida seguirá,  nadie se acordará de esto y se os curará la estupidez. Y todos podremos ser felices como éramos antes de que todo este caos se desatara. Y digo caos, sí. Porque cuando un estudiante causa desperfectos en una escultura de un museo, es fácil comprender que se ha llegado demasiado lejos. La estupidez ha alcanzado cotas inimaginables. Parece que haya que competir para hacerse el Selfie más vistoso, legendario o mítico. Y si para eso hay que romper una obra de arte, pues se rompe. Por favor, YA BASTA.

Y hasta aquí ha llegado mi queja semanal. ¡Comparte este artículo en tus redes sociales con los botones debajo de estas líneas!

Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional.

Antes que nada, siento no haber publicado la semana pasada. Se me complicó mucho la cosa y no pude ponerme a maquinar nada. Esta semana sí he podido encontrar un ratito libre para hacer un vómito breve. Ah, si te perdiste mi último post…aquí lo tienes.

Quizá llego un poco tarde, pero acabo de encontrarme por ahí una ingeniosa campaña de marketing puesta en marcha por el papa Francisco I. El producto lanzado recibió el genial nombre de Misericordina y venía con un packaging más genial aún. Éste.

Misericordina, el “medicamento” recomendado por el papa Francisco.

Si al igual que yo no conocías la campaña, te estarás preguntando: ¿y la Misericordina ésta qué es? Pues ni más ni menos que un simple rosario. Y viene acompañado de una bonita estampita de nuestro amigo Jesús y…un prospecto! Para Francisco I, es un “remedio espiritual a los males que acucian esta sociedad”. El Papa pelotudo (por argentino, no por otra cosa) afirma que esta “sustancia” proporciona “ayuda espiritual para el alma  y para difundir amor, el perdón y la fraternidad“.

Vamos, que la Misericordina es un producto supernecesario teniendo en cuenta los tiempos que corren. Pero vamos a dejar las implicaciones filosóficas/ideológicas.

¿De dónde viene esta idea? En realidad no se le ocurrió a Francisco, sino que nació allá por 2011. Este medicamento fue un souvenir para los jóvenes que acudieron a la jornada de la juventud de Gdansk (Polonia), en otoño de ese año. El autor intelectual (ahora que está tan de moda ese concepto) fue el seminarista polaco Blazej Kwiatkowski. En este artículo puedes conocer mejor cómo surgió esta iniciativa. Yo no voy a detenerme mucho aquí.

El caso es que ha sido un pelotazo. El departamento de comunicación del Vaticano (que lo tiene, no lo dudes) se ha marcado un tanto con esta Misericordina. A finales de noviembre de 2013, se llevaban vendidas 2000 unidades y venían de camino 10000 más para ser vendidas. Se pueden comprar en una iglesia de Roma y a través de Internet. ¡La Santa Sede vendiendo por Internet! Es de locos, ¿eh? Y luego aún hay empresaurios que pasan del tema… Me parece muy chocante que la Iglesia se pase antes al comercio electrónico que muchas empresas.

También me parece curioso que haya una tienda online en la que se vendan objetos religiosos: Holyart. Creo que voy a dejar de pensar que ya lo he visto todo. Siempre encuentro algo que me vuelve a sorprender.

Tómate una Misericordina antes de cada comida!

Por cierto, me parece un poco criticable que en lugar de regalar la Misericordina, la vendan…En definitiva, un ejemplo más de que la Iglesia como institución no es lo que dice ser. Si fueran coherentes con todo lo que pregonan, la regalarían.

En mi opinión, están haciendo negocio con la fe de la gente. Ay, perdón. Esto no es nada nuevo. Llevan así toda la vida.

Las contradicciones típicas: defiendo el derecho a la vida pero acarreo muchísimos muertos a mis espaldas; defiendo la austeridad mientras el anillo de mi dedo vale tanto que daría de comer a muchos niños en África.

Y ya que hemos topado con la Iglesia, voy a hacer una pequeña reflexión personal sobre los nuevos vientos que soplan en esta institución. NO ME FIO UN PELO. Me produce mucha desconfianza la actitud del nuevo Papa. Tan liberal, comprensivo y hasta a favor de la homosexualidad¿Modernidad? ¿Concordia? ¿O hipocresía?

¿Y tú? ¿Qué opinas de los nuevos mensajes “comerciales” del cristianismo? ¿Es un cristianismo 2.0? ¿O es el mismo perro pero con un vistoso collar de colores?

¡Comparte este artículo con tus amigos en las redes sociales! Ya sabes donde están los botones 😉

PD: Si tienes una empresa y aún no vendes por Internet, háztelo mirar. La Iglesia ya lo está haciendo. ¿Vas a ser menos? Podría darte algunos motivos, pero de eso ya se ha hablado mucho.

Licencia Creative Commons

Este obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional.